Festivales: eventos para cuya organización es indispensable superar una enorme cantidad de trámites

Festivales: eventos para cuya organización es indispensable superar una enorme cantidad de trámites

Disfrutar de la música siempre ha sido una de las mejores maneras de hacer de nuestro tiempo de ocio algo bien aprovechado. La música es una de las grandes maravillas que nos da la vida y es por eso por lo que hay muchísima gente que la pone entre las cosas de máxima importancia en su vida. En muchas ocasiones, el gusto por un determinado tipo de música se convierte o implica un gusto por un determinado estilo de vida o de vestimenta. Los amantes del rock o del rap son muy buenos ejemplos de ello.

A finales del siglo XX llegó a España una nueva manera de disfrutar de la música. Hablamos de los festivales, eventos y ya tenían algún recorrido en el Reino Unido y sobre todo en Estados Unidos. Aquí, todavía no nos habíamos acostumbrado a ellos, pero desde los años 90 empezaron a crecer tanto en lo que respecta a su número como en lo que tiene que ver con su popularidad. Así las cosas, se terminaron constituyendo como un verdadero fenómeno de masas, reuniendo a miles y miles de personas que disfrutan del tipo de música que más les gusta.

En el gráfico que os enlazamos a continuación, hemos querido hacer especial incidencia al número de festivales de música que se celebran en España, divididos por comunidades autónomas. Cataluña, en el año 2019, celebró un total de 172 festivales y fue, con mucha diferencia, la región que más apostó por ellos. Andalucía y Madrid, segunda y tercera clasificada respectivamente, se quedaron en 118 y 113 festivales. Las buenas temperaturas que caracterizan a nuestro país le han convertido en un lugar perfecto para la celebración de eventos de esta naturaleza.

Una noticia que fue publicada en el portal web del diario ABC indicaba cómo era el mapa de festivales en España. En concreto, el artículo bautiza este tipo de eventos como una experiencia más que como un evento de música. Y el autor comentaba que lo que se pretende desde las diferentes organizaciones de estos eventos y las instituciones que las permiten es buscar la experiencia perfecta. Desde luego, no cabe la menor duda de que muchos festivales consiguen con creces cumplir con estos propósitos. Ese es el secreto que explica el éxito de este tipo de eventos en los últimos años. Y no cabe duda de que su popularidad va a seguir creciendo.

La organización de estos festivales es mucho más difícil de lo que parece. Y es que todo evento que sea de masas debe tener una seguridad de lo más potente. Hay que tener en cuenta que unir a miles de personas implica una serie de riesgos y que hay que intentar evitar que cualquier mínimo detalle estropee todo lo que se ha planteado de antemano. La cantidad de trámites que hay que resolver para conseguir que todo salga bien es mucho más grande de lo que siempre parece.

La organización de festivales de música es algo en lo que cada día trabaja una mayor cantidad de gente. Y no solo las personas que se encuentran en la taquilla, o las que venden cervezas en los bares que se instalan en los diferentes recintos. Organizar un festival es algo para lo que se requiere una gran cantidad de trámites legales. Y, de hecho, desde Martín Laucirica nos han comentado que la tramitación de documentos relativos a este tipo de eventos consume una buena parte de su tiempo en los tiempos que corren. Y es que los organizadores necesitan completar una enorme cantidad de gestiones para que no haya ningún problema y que los municipios los permitan.

Una experiencia inolvidable

Cuando a una persona le preguntan cuál ha sido el mejor día un momento de su vida, en muchas ocasiones tiene en cuenta los eventos a los que ha asistido. Si esa persona ha ido a un festival de música, es probable que un evento como este esté en la nómina de los favoritos. Seguro que, en muchos de vuestros casos, o en los casos de algunos de vuestros amigos, es así. Y no nos debe extrañar en absoluto. Cuando la diversión está asegurada, nuestra mente graba a fuego el evento y el contexto en el que se produce.

Se echa mucho de menos el no poder acudir a este tipo de eventos a causa del coronavirus. Pero no dudamos de que, cuando las condiciones sanitarias lo permitan, volverá a haber infinitas expresiones de júbilo en eventos como de los que hemos venido hablando a lo largo de todo el artículo. Solo hace falta tener un poquito más de paciencia (ya sabemos que habéis tenido demasiada hasta ahora) y aguantar. El final está cerca y los festivales de música volverán a formar parte de nuestra vida más pronto que tarde.