Piscinas del famoseo americano

Normalmente, cuando curioseo revistas del corazón o alguna página web de prensa rosa, tiendo a aburrirme bastante debido al famoseo reiterante que tenemos en España. Por un lado tenemos a los jóvenes de “Hombres Mujeres y Viceversa” que salen de tronistas, montan un poco el espectáculo y luego se apuntan a algún reality tipo “Gran Hermano” o “Supervivientes” para ser más conocidos y seguir dando horas de entretenimiento en el canal amigo. Y por otro tenemos a los famosos, que son lo que son porque han salido, son parejas o se han acostado con… Y a mí, todo ese mundo me aburre, y mucho.

Los verdaderos famosos interesantes son los de la gran pantalla o los que hacen verdadero arte y se reconoce su trabajo a nivel mundial y, aun así, no me interesa con quien se acuestan si no su estilo de vida, sus actividades públicas, si van a trabajar en breve o están de retiro… no sé, esas cosas. Por eso prefiero los famosos estadounidenses porque aunque estoy segura de que allí también tienen programas estilo “Sálvame”, lo que llega aquí no es tan vulgar, todo tiene mucho más glamour.

Hace poco estuve viendo este artículo sobre las piscinas de los famosos y no veas cómo se las gastan. La de Demi Moore es muy sesentera, muy del estilo “Los Brady” pero preciosa. Yo firmaba por una así. Sin embargo, a Sylvester Stallone habría que bajarle los humos porque su piscina parece un trocito de palacete griego o romano fabricado en mármol y, para colmo, tiene una estatua que parece el Discóbolo de Mirón en pose de victoria presidiendo el jardín. Horrible, aunque para gustos los colores.

Yo, si tuviera dinero, me iría directamente a Piscinas DTP y me instalaría una piscina prefabricada estilo Haití o estilo Coral… asimétrica, y plantaría palmeras y bonitos árboles frutales. No sé, creo que intentaría que se pareciera un poco a este tipo de piscinas que se ven en los resorts de lujo de Cancún pero en chiquitín. Nada de ostentosidades griegas o romanas. O, ya por imaginar, me pondría en contacto con Niberma para comprar una pista de padel y que me hicieran todo un complejo deportivo, con piscina, pista de padle y zona de juegos… por pedir que no quede.

Diane Keaton tiene una cabaña muy americana con una piscina sencilla pero muy bonita. Me recuerda un poco a los ranchos tejanos pero todo en pequeño. En este mismo artículo podemos ver también la de Jamie Lee Curtis, una piscina bonita, nada exagerada. Tal vez, para tener el dinero que debe de tener esta chica, le falta un poco de estilo pero no está nada mal, yo me la quedaba a modo regalo.

shutterstock_415038700reducida

A Sinatra le gusta el Hormigón

La de Frank Sinatra no me gusta. Es un círculo rodeado de cemento. Feo de narices. Demasiado industrial y muy poco natural. La de Cher es muy Silvester Stallone, se ha pasado con eso de creerse Cleopatra. Quizá ella ha tirado más hacia un estilo mozárabe pero la base es la misma: ostentosidad a todo trapo.

Lo de Jhon Travolta es un caso aparte. Prescinde, como Frank Sinatra, del tema natural pero la piedra le da un toque más rústico de lo que podría parecer en un principio.

De todos modos las piscinas más extravagantes no están en manos de famosos, sino de hoteles de lujo, lo que en cierto modo es normal pero no sé por qué esperaba que alguna de esas maravillas perteneciera a alguien de Hollywood. La más increíble bajo mi punto de vista es la del Hotel Marina Bay en Singapur… su yo me meto en esa piscina no salgo en todo el día, me tienen que sacar de los pelos. Literalmente.