Las mansiones más lujosas de los famosos

Tras el éxito que ha tenido mi artículo sobre las casas de los famosos vamos a analizar los lujos de otras celebrities que se han ganado lo que tienen o no, según el caso bajo mi punto de vista pero supongo que todo es subjetivo y, además, es innegable que ninguno de ellos se ha dejado la piel trabajando para pagar el metro cuadrado así que todo depende del punto de vista con que mires las cosas pero lo que no tiene más vuelta de hoja es que las casitas de las que vamos a hablar no las tiene cualquiera.

Podéis ir viendo las casas de los famosos de los que vamos a hablar en este enlace.

Lady Gaga, y su mansión en Malibú. He de decir que la finca en sí no me apasiona demasiado porque la veo pobre de vegetación y teniendo en cuenta el dineral que debe de costar algo así pues creo que le falta algo al lujo de esta cantante diva de pop internacional.

La de Cindy Crawford ya me gusta más. Tiene la mansión ubicada en Los Ángeles y cuenta con unas vistas al mar preciosas. Vive allí con su marido y sus dos hijos (menudos suertudos) y en esta ocasión sí que vemos un precioso jardín con piscina lleno de vegetación.

Con Kim Kardashian volvemos a lo de Lady Gaga, mucha casa pero poco diseño porque el jardín deja mucho que desear. Vive con su marido y su hijo en California, en Hidden Hills. Personalmente me parece una casa demasiado señorial. Por ahora me quedo con la de Cindy.

La de Beyoncé es ya pasarse de la raya. Es como si hubiéramos cogido alguno de los palacios nazaríes de la Alhambra, lo hubiéramos reformado de arriba abajo y lo hubiéramos plantado en Malibú. Lo único que me gusta de esta mansión es que vi en una revista alguna de las estancias interiores y comprobé que tiene un sofá muy parecido al que tengo yo en mi salón. Lo podéis comprar en Dismobel, una tienda online de muebles, y te lo traen a casa. Pero os puedo asegurar que el mío seguro que ha salido mucho más barato que el de la cantante. Vive con su marido y su hija Blue.

Michael Jacksón, en fallecido rey del pop, no ha dejado en herencia a sus hijos una casa, ni una mansión. No, pasa nada. Lo de este hombre va mucho más allá porque vivía en un lujoso palacio en Beverly Hills, en Bel Air (como el príncipe) que le costó la friolera de 30 millones de euros. A mí esto no me gusta nada pero ya se sabe: para gustos los colores.

Gwyneth Paltrow y Chris Martin vivían en una bonita casa en Los Ángeles, antes de su divorcio claro está, y debo decir que no está mal. Es grande, inmensa como todas, pero sencilla, con vegetación y sin demasiados adornos recargados. Me gusta.

La casa de Rihana no puede ser más fea. Yo entiendo que haya a quien le gusten los diseños modernos de cemento y esas cosas pero es que es para flipar. Si yo tuviera le dinero que tiene esta mujer me compraba algo de estilo colonial con un buen jardín o algo así pero no ese bloque de cemento gris…

Y otra mansión. La de Taylor Swift. Yo no sé para qué quieren tanta casa la verdad, si seguro que no usan ni la mitad de las estancias. Está en Rhode Island, en la costa.

Y odio tener que decirlo pero la de Justin Bieber me gusta. Es así como de estilo sureño, son sus tejados marrones de tejas y paredes blancas con porches y arcos… es bonita, y tiene una buena piscina.

Sea como sea son casas con las que ni sueño, pero nunca está de más echarles un ojo, a mí me entretiene muchísimo.

Deja un comentario