La historia de Mickey Rourke y Beau Jack

Los perros, esas adorables criaturas que todo nos dan, sin pedir nada a cambio. Seres de enorme nobleza de corazón, que tan a menudo no son recompensados con la misma moneda. Víctimas de la maldad y el egoísmo humano. Casi cada día tenemos una mala noticia relacionada con nuestros amigos de cuatro patas. Perros asesinados, torturados, apaleados, violados, ahorcados, enterrados vivos, cubiertos de alquitrán, teñidos de pintura… Y casi cada día suelto una lágrima, esperando que una nueva ley consiga dar su merecido a esos desalmados que abandonan o maltratan a los que no tienen voz.

Las perreras y protectoras del país se llenan de perros abandonados durante la temporada de verano, por no hablar de las carreteras, con el peligro que supone para estos perretes asustados e indefensos, que por lo general acaban muriendo atropellados. La impotencia es tal en estos casos, que una no puede más que gritar y maldecir.

Afortunadamente, hay gente buena capaz de ver en el interior de esos ojillos, de esa mirada tierna y muchas veces triste, y que han hecho de su peludo, su mejor amigo, su razón de ser y de existir y su vida entera. Este es el caso, por ejemplo, del Mickey Rourke, que según él mismo ha confesado, lo salvó del suicidio.

El actor estaba destrozado tras el abandono de su esposa y esto, unido a su fracaso profesional, le provocó una fuerte depresión, así que decidió acabar con su vida. Cuando estaba a punto de pegarse un tiro apareció su perrillo, Beau Jack, quien le miró triste y desolado, como pidiéndole que no lo hiciera, que no lo abandonara, que tenía que cuidar de él. Rourke supo leer en su mirada y supo lo que tenía que hacer. Bajó el arma y decidió vivir. Ahora tenía una razón, su amigo, su compañero de batalla, Beau Jack.

Lamentablemente, hoy Beau Jack, no se encuentra con nosotros, murió de un ataque al corazón, pero el actor convive con otros 6 peludos, que son, en palabras de Rourke, todo lo que vale la pena pare él.

Ell@s nunca lo harían…

Por desgracia no todas las personas tienen un corazón tan grande como el popular actor y cada año, con la llegada del verano, las carreteras españolas se llenan de perretes abandonados. El caso más reciente de maltrato animal del que he tenido noticia ha tenido lugar hace unos días. Una mala persona hizo algo peor que abandonar a su perra a su suerte, la dejó morir. La dejó solita y sin agua encerrada a pleno sol, con 4º. La pobre no resistió las fuertes temperaturas y murió. Después de tantos años de amor incondicional, su humana, al dejó morir.

El abandono de animales dice mucho acerca de la salud mental de la sociedad actual. Yo desde luego voy con mi peludita a todas partes, a todos los viajes, incluso en avión. Para ello utilizo los servicios de Animales por avión, grupo star cargo, una empresa de transporte de animales que ofrece un servicio de lo más profesional, y a precios muy competitivos. Y es que much@s sufrimos a la hora de que transportar a nuestra mascota, dudamos y nos preocupamos d que no llegue bien a su destino, pero en ocasiones es absolutamente necesario por circunstancias de la vida, por ejemplo en mi caso, cuando me tenido que trasladar a vivir fuera de España. Además, hay que cumplir necesariamente con una normativa específica y contar con una documentación concreta en las aduanas, los veterinari@s y las compañías aéreas. Aquí disponen de una zona habilitada para animales con veterninari@s y personal especializado, y nuestros peludos, generalmente viajan muy tranquilos, asumiendo la situación con total naturalidad. Si al final l@s que nos ponemos más nervios@s somos nosotros. En esta compañía ofrecen además la posibilidad de transportar a nuestra mascota en cabina, acompañada de una persona, pero  lo que ocurre es que en algunas compañías no lo permiten y entonces hay que mandarlo como carga. Espero que esta norma no tarda en cambiar…

El abandono de animales es de las peores prácticas que existen, y reflejan el lado más desagradable de una sociedad enferma. Recuerda, ell@s nunca lo harían…