El flamenco: cultura viva de nuestra tierra

Las fiestas tradicionales de las ciudades y los pueblos constituyen, sin lugar a dudas, una oportunidad pintiparada para conocer diferentes aspectos ligados a su cultura. En España, por suerte, podemos disfrutar de las tradiciones de un sinfín de lugares que convierten a nuestra tierra en una de las más interesantes no solo de Europa sino también de toda la Tierra.

En algunas zonas del país, especialmente en Andalucía, se ha desarrollado con el paso de los siglos una cultura o un folclore como el del flamenco, seguida por miles de personas y también por unos cuantos famosos. Sin ir más lejos, en la pasada Feria de Abril de Sevilla se dieron cita, vestidas de flamencas, algunas celebrities e influencers de la actualidad: Virginia Troconis, Carmen Lomana, Antonia Dell’Atte, Nuria Fergó o Raquel Revuelta, entre otras. Y es que la moda flamenca es moda de todos y para todos.

Por eso, cada vez son más los que apuestan por vestirse de flamencos y flamencas para cuando en Andalucía llegan las fiestas populares. En mi pueblo llevamos celebrando esa tradición desde que éramos muy pequeños y este año no podía ser menos. Por eso, quería regalarle a mi novia un vestido de flamenca para la feria que se vivía en nuestro pueblo a mediados de este mes de junio.

El vestido que ella había utilizado durante los años anteriores se había roto y andaba preocupada porque no tenía el suficiente tiempo libre como para acudir tranquilamente a una tienda especializada en este tipo de vestidos y llevarse el que mejor le sentara. En una situación como la descrita, decidí tomar cartas en el asunto y comprarle yo mismo el vestido de flamenca a modo de regalo. Estaba seguro de que ella valoraría un detalle como aquel y agradecería que fuera yo el que hubiera empleado mi tiempo en conseguirle un vestido ideal para nuestra feria.

Necesitaba, no obstante, encontrar el lugar ideal para conseguir el vestido perfecto de acuerdo a los gustos de mi chica. Conocía cada uno de los estilos de las diferentes tiendas de mi ciudad y tenía la sensación de que mi novia estaba algo cansada de ellos. Necesitaba una bocanada de aire nuevo y eso me obligaba a ser original y buscar nuevas tiendas de ropa flamenca cerca de mi municipio.

Dar con una web como www.e-molina.com terminó siendo la opción más adecuada para conseguir lo que deseaba. En aquella página tenían una variedad de vestidos de flamenca como la que yo nunca había vestido. Existían vestidos de mujer, de niña, complementos… y en definitiva, un montón de artículos relacionados con el flamenco. Sin duda, se trataba de una alternativa más que decente para la celebración de nuestras fiestas.

Mi novia, encantada con mi decisión

Miré el catálogo de la web de arriba a abajo para decidir qué le gustaría más a mi chica. Adquirir un vestido de cola siempre le había hecho especial ilusión y, aunque había tenido uno no demasiado tiempo atrás, no había podido adquirir otro a causa de los precios a los que los vendían en las tiendas físicas del pueblo y de la provincia. E-Molina sería un lugar adecuado para, por fin, comprarle uno de esos vestidos que tanta ilusión le hacían.

Compré uno llamado simplemente “Andalucía”, pero que sabía que le volvería loca. Y no me equivoqué. En cuanto le hice llegar el regalo, le faltó poco para estallar en lágrimas. Utilizando sus propias palabras, se trataba de uno de los mejores regalos que había recibido en toda su vida. Y yo uno de los mejores que había hecho: de calidad y para nada caro en comparación con otros productos similares.

La feria que hemos pasado este mes de junio ha sido increíble. De nuevo han salido a la luz esas costumbres tan andaluzas y tan españolas como el flamenco. Este es uno de los estandartes de nuestra cultura y, en definitiva, de nuestro orgullo. Mantenerlo es cosa de todos y para eso seguirá siendo imprescindible la celebración de los diferentes espectáculos flamencos municipales.