El fútbol como fenómeno social

De siempre me gustó el deporte rey, a saber el fútbol… Muchos de mis amigos se extrañan por esa pasión mía que juzgan descomunal (soy de y del Madrid, ¡mal me tengo que ver para perder un partido! y el estadio del Bernabéu me lo conozco como mi propio bolsillo). Asimismo, juego a nivel aficionado en un equipo compuesto por unos colegas de trabajo y vecinos del barrio. Una vez a la semana nos reunimos para jugar. ¡Nos lo pasamos bomba! Por eso, necesito unas buenas botas de fútbol y todos aquellos complementos que van con ello. Como estoy muy ocupado, entre la familia, los amigos, el trabajo y mi pasión por el fútbol, pues cuando necesito algo lo encargo en Marian’s Sport, una estupenda tienda online en la que encuentro todo lo necesario ¡y más! En un clic y desde la comodidad de mi casa tengo acceso a miles de productos de marca y a unas ofertas increíbles. Así de sencillo. ¡Me encanta!

El deporte favorito por excelencia de las masas

A menudo las personas se preguntan por qué el fútbol es el deporte que mayor número de aficionados cuenta. Por qué razón “oscura” se lleva siempre el primer puesto suele ser también la pregunta que formulan aquellas personas que no sienten en el corazón ese profundo amor por el deporte rey. Para ellos ¡es sólo fútbol! Un deporte popular y vulgar… ¡Ahí es donde precisamente se equivocan! ¡Ahí es donde precisamente radica la fuerza y popularidad del fútbol! ¡En su sencillez! Yo creo que para jugar al fútbol no hace falta casi nada… Pensáoslo bien… ¿Qué hacíais de pequeños? Yo, por ejemplo, me acuerdo que con mis amigos una simple pelota, unos trapos viejos metidos en unas medias de nuestras madres (¡y a veces una lata de un refresco!) nos servía para jugar horas y horas. “A falta de pan, buenas son las tortas”, dice el refrán popular. Además, cualquier sitio, plaza nos servía de terreno de juego. La portería la dibujábamos con tiza y ¡ya! No necesitábamos más nada para jugar: ni red ni canasta, etcétera, como en otros deportes. En cuanto a las reglas, éstas no han variado mucho en años y son fáciles de entender y de aplicar. Y si no ¡pues las cambiábamos! ¡Qué tiempos aquellos!

Sólo fútbol

Si existe en el mundo una frase que más me moleste y me ponga de mal humor es bien ésta: ¡es sólo fútbol! A ver… Estas personas que la pronuncian ¿entienden ellas por acaso un mínimo de fútbol? ¿Qué quieren decir con y a través de esta frase tan lacónica y sin sentido? Por mi parte, los amigos con los que jugaba de pequeño en el barrio –y aunque la vida me haya hecho conocer a nuevas amistades– siguen siendo los mismos con los que me reúno a menudo a día de hoy. Gracias al fútbol he tejido lazos de amistad fuertes y de por vida. En los momentos más difíciles de mi vida (cuando perdí por ejemplo a mi madre, una mujer valiente y fuerte que me crio y educó sola) si no hubiese sido por mis compañeros de fútbol hubiese estado más solo que Adán en el día de la Madre. Mi pasión “sólo por el fútbol” ha hecho en efecto que en los días más sombríos de mi vida gracias al ruido de la pelota y al bullicio de la gente, ésta me haya servido de cataplasma contra el dolor y el vacío… Entonces la acepción… “Sólo fútbol” ¡me parece insultante e incluso extrema! En el fútbol intervienen factores humanos, es un elemento y multiplicador socializador indiscutible…

Bueno, y para finalizar con este post… ¿qué me decís del gol? Yo creo que no existe en ningún deporte tal elemento como éste capaz de generar tanta tensión, tanta alegría y o amarga decepción. ¿Quién no recuerda efectivamente el grito de GOOOOOOLLLL?, que tal y como lo sostuvo Enrique Pichón Rivière “es un ritual que congrega a espectadores y equipos en una ceremonia que tiene algo de magia y algo de catarsis”. Yo diría que todo el mundo tiene en memoria uno de estos gritos. Como ejemplo sólo pondré el de Iniesta en la final del Mundial del año 2010 en Johannesburgo. Te guste o no el fútbol, seas aficionado de tal o tal equipo estoy seguro de que te alegraste con aquel fabuloso gol…

Espero haber conseguido convenceros y os dejo ya que tengo que meterme en Marian’s Sport para comprarme unas nuevas zapatillas y unos guantes…

Deja un comentario